ESTILO G-PLAN: MUEBLE PARA UNA VIDA. VALOR DE MERCADO.

G-Plan fue una gama de muebles pionera que surgió en el Reino Unido tras la II Guerra Mundial, producida por E. Gomme Ltd de High Wycombe. En 1943, los muebles formaron parte de los productos restringidos en el país, la Junta de Comercio estableció un esquema básico de utilidad que limitó los costos y los tipos de muebles a la venta, el pequeño número de piezas que se creaban, eran diseños simples, disponibles en roble o caoba. En 1951 se celebró el Festival de Gran Bretaña, en el que el gobierno intentaba hacer ver a sus ciudadanos que el país salía de la recesión provocada por la guerra, un año después finalizaron las limitaciones en cuanto a la producción de mobiliario.

Los orígenes de la empresa hemos de buscarlos en la década de los 80 del siglo XIX, cuando la familia Gomme se establece en High Wycombe provenientes del condado de Oxford. En la parte de atrás de la casa ubicada en Totteridge Road, el cabeza de familia: Ebenezer Gomme, establece un taller artesanal donde realizaba sillas a mano. EN 1898 crea una sociedad junto con su cuñado: Jim Pierce y fundan E. Gomme Ltd, empresa dedicada a la fabricación de muebles. A principios del siglo XX estaban en la vanguardia del comercio de muebles en High Wycombe, así que dado el éxito de la producción, se introduce nueva maquinaria y son los primeros en abandonar el trabajo a tiempo parcial.

En 1911 entran en la sociedad dos hijos de Ebenezer y se amplia la gama de mobiliario con aparadores, mesas, gabinetes,… convirtiéndose en la primera fábrica que realiza muebles a juego para el comedor de las casas inglesas. Durante las dos guerras mundiales su actividad mobiliaria decreción, así que aplicaron sus conocimientos en las aeronaves, proporcionando el adhesivo que serviría para su ensamblaje.

Antes del estallido de la II Guerra Mundial, fallece Ebenezer y en 1933 la empresa se constituye como sociedad anónima, continuaba siendo una de las fábricas de muebles más importantes del país.

En 1953, Donald Gomme, nieto del fundador, y por entonces a la cabeza de E. Gomme, emprendió la fabricación de una gama de mobiliario moderno para toda la casa, que podía ser comprado según el presupuesto del cliente, ya que introdujo el concepto de un mismo modelo para todas las estancias. El comprador podía acceder a estas piezas porque las series se comercializaban durante varios años. Fue un pionero cuando planteó una campaña de marketing a nivel nacional y abarcando a todo tipo de público, sin limitarse a los minoristas. Se encargó de la publicidad Doris Gundry de la agencia de J. Walter Thompson, a ella le debemos el nombre con el que hoy en día conoceos esta gama de mueble: G-Plan de Gomme Plan un plan para la vida. La publicidad era visible en revistas y en el cine, es decir, medios al alcance de todos los públicos. Los muebles llevaban hechos unos años, así que había disponibilidad de ellos, cada uno llevaba su marca distintiva, más adelante veremos la evolución de las etiquetas. Su aparición fue providencial, el consumidor buscaba un tipo de mueble que rompiera con las restricciones impuestas por la guerra y con las piezas macizas de tonalidades oscuras de las épocas anteriores. Encontrándose con un mobiliario elegante, moderno, que empleaba la tonalidad clara del roble. Son los primeros en exhibir habitaciones completas con accesorios dentro de grandes almacenes destinados sólo a la venta de mobiliario, en Londres encontramos “The G-Plan Gallery” en la que el cliente podía ver la configuración de los muebles clocados en el interior de una estancia, incluyendo una serie de accesorios sugeridos para cada sala.

En 1954 compran la otra emprese mobiliaria de High Wycombe: W. Birch & Co., que realizaba muebles con diseños Arts and Craft pero realizados mecánicamente y no de manera artesanal, lo que abarataba el coste del objeto.

Todo esto, contribuyó al éxito de la empresa, que tuvo que enfrentarse con una demanda tan grande que los consumidores tenían que esperar dieciocho meses para que les sirvieran la pieza adquirida. Gomme se convirtió en uno de los fabricantes más grande de las Islas, sextuplicando sus beneficios desde su reflotamiento en 1952 hasta 1958, año en el que Donald Gomme deja la empresa, en lo más alto de su trayectoria, el objetivo era crear muebles no solo decorativos, sino también prácticos y que se adaptaran a la manera de vivir de la época. Este mismo año se introduce el sofá Kang, inspirado en el mundo chino, en este sofá podían sentarse un pequeño grupo de personas.

En la década de los sesenta el gobierno británico comienza a limitar la compra a plazos, método tradicional de adquirir los muebles, como respuesta a la competencia surgida con la aparición del mueble danés, contratando a los diseñadores Ib Kofod-Larsen y V. B. Wilkins, cuya línea se denominó Fresco. Estos nuevos proyectos dejaban anticuado el mueble que entonces se producía, por lo que perdió su posición de líder en el mercado, sin dejar de fabricar piezas con líneas innovadoras.

En los setenta comienza a usarse la teca como madera principal de la producción. A Gomme le sale un duro oponente: Chaim Schreiber, un alemán que huyó de su país por culpa de los nazis y que realizó diseños muy similares a los de Gomme pero con diferencias, sobre todo a la hora de terminar los cajones de sus muebles. En algunas casas de subastas sus muebles salen como “G-Plan”, pero hoy en día sabemos que jamás trabajó para la firma de E. Gomme.


En los ochenta se introduce el mueble de madera lacada en negro y los tapizados con telas que le dan un carácter más futurista. En 1987, la familia Gomme, principal accionista de la empresa, decidió retirarse y vendió el negocio a los entonces directores, que tardaron tres años en volverlo a vender, a Christie Tyler del grupo empresarial Hillsdown.

En los noventa se cierra la fábrica de Hign Wycombe, los muebles G-Plan continuarán fabricándose aunque por dos empresas diferentes: una con sede en Glasgow, donde en 1996 el grupo mobiliario Morris se hizo con la licencia para fabricar y comercializar esta gama de muebles y G-Plan Upholstery Ltd, que realiza sofás y sillones en Wiltshire.

Etiquetas G-Plan

Gomme empleó dos tipos de etiquetas para los muebles G-Plan y una tercera para la gama danesa. 

Entre los años 1952-68 se empleó un sello dorado en relieve. En el texto que rodea a las letras E y G leemos:  E Gomme, High Wycombe, y abajo G-PLAN.

En la marca danesa, cuando el mueble se correspondía con diseños de Ib Kofod Larsen, llevaba su firma y sus palabras: DESIGNED BY IB KOFOD-LARSEN, G-PLAN DANISH DESIGN, MADE BY E GOMME LTD, HIGH WYCOMBE, BUCKS (diseñado por Ib Kofod-Larsen, G-Plan diseño de Dinamarca, hecho por E Gomme Ltd, High Wycombe, Buck). 

En los años comprendidos entre 1965 y 1975, se utiliza una etiqueta roja con letras blancas, que a diferencia de las anteriores puede desprenderse del mueble. En torno a 1976 fue sustituida por una etiqueta de color rojo y las letras en oro que se usó hasta mediados de los ochenta. Desde entonces y asta los noventa se cambió la tipografía de la letra, pero mantuvo los colores rojo y dorado. A partir de 1990 y hasta que la fábrica de High Wycombe se cerró (1992) se añade a la etiqueta roja y dorada, un marco de oro que la rodea.

¿Cuánto vale un mueble G-Plan?

En la actualidad el mercado de muebles pertenecientes al estilo G-Plan se localiza en Inglaterra y E.E.U.U. El precio de las piezas varía según el estado de consevación y de la época en la que se realizó, por lo general las piezas pertenecen al diseño danés de G-Plan son las más cotizadas, valorándose entre los 1.000 y 1.400€, siendo las más caras las firmadas por Ib Kofod-Larsen, en detrimento de V.B. Wilkins y Fresco. Para el resto de muebles de otras épocas, incluyendo los muebles de los años 50, el valor oscila entre los 70 y los 300€, estando más próximos a este último precio lo que se hicieron en madera de teca. Hubo muchos imitadores de este estilo, así que intentemos localizar la marca de fábrica, para al menos tener una relativa certeza de que le mueble es G-Plan.

Anuncios

Acerca de peritoantiques

En Perito Antiques nos gusta tratar las Antigüedades con el respeto que se merecen, como parte de nuestra Historia.
Esta entrada fue publicada en Historia, Sin categoría, Valor de Mercado y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s